Salta

en Bicicleta por la Ruta 40

Gustavo-Lachica
por Gustavo Lachica
Editor Turístico

Recorrer Salta en bicicleta por la Ruta 40 es una combinación emotiva que reúne la belleza y la mítica junto con la acción de participar.

Una provincia de matices fuertes y diversos, con luces y sombras. Selva voraz hacia el Este chaqueño, seca y pelada en la alta Puna, y tierra fecunda de cultivo en los valles.

La legendaria Ruta 40 argentina es la referencia obligada de travesías fascinantes. Por sus paisajes, su extensión y la variedad de regiones que recorre, tiene un lugar destacado entre las 10 carreteras más reconocidas en el mundo entero.

Pero además del placer de pedalearla a lo largo de un paisaje con todos esos componentes alucinantes, la clave de este viaje está en la altura. Allí donde reinan las especias, los dulces y los buenos vinos, gracias al efecto que logra la gran amplitud térmica entre el día y la noche, sumado a la mayor radiación solar que reciben los cultivos.

En pocas palabras,

…un viaje que todo biker debe relizar una vez en la vida

mountain-bike-salta-ruta40
En bicicleta por la Ruta 40
mountain-bike-salta-ruta40
Seclantás, Salta

Desde Salta Capital al Parque Nacional Los Cardones

Siguiendo ese estímulo vamos trepando desde la ciudad de Salta por el Valle de Lerma, ascendiendo por la sinuosa Cuesta del Obispo. Los brazos del chofer parece que se enredaran de girar para uno y otro lado, siempre subiendo. Pero el paisaje ya comienza a deslumbrarme.

No puede haber mejor incentivo para comenzar a rodar que contemplar la belleza de ese magnífico anfiteatro natural desde el mirador ubicado en Piedra del Molino a 3.457 m.s.n.m.

Un contexto espiritual y conmovedor, donde es probable que se hayan inspirado tantas sambas del folclore argentino. Es que el salteño vive abrazado a la lírica, sabe contar y tiene corazón de poeta.

“Mojada de luz, es mi guitarra nochera,

ciñendo voy tu cintura encendida por las estrellas”

mountain-bike-salta-ruta40
Cuesta del Obispo

La Recta del Tin Tin

No es que las largas subidas me detengan, pero otro gran estímulo de este tour es que los 200 kms que recorre su diseño, son una larga y matizada pendiente en descenso.

No conozco a nadie del grupo, pero ya percibo ese código del biker al que no le importa llegar sino largarse a pedalear. Me siento feliz; lo comparto, y recibo complicidad.

Descargamos las bicis del carro; metemos algún bocado, elongamos y largamos.

A poco de avanzar, más adelante aparece la singular Recta del Tin Tin, cuya traza original data del período incaico (1480-1535), cuando una parte del Camino del Inca atravesaba este territorio salteño. La huella fue señalada sirviéndose de fogatas a modo de jalones; y hoy exhibe la rigurosa exactitud que verifica la tecnología moderna, con sus actuales instrumentos de precisión.

Este ancho corredor que atraviesa el Parque Nacional Los Cardones, y que alberga restos paleontológicos de dinosaurios y pinturas rupestres, ofrece un paisaje de tierra seca, aire puro y diáfano, y cielo de azul atlántico.

Los altos cardones geométricos, dispersos entre burritos y guanacos, parecen fantasmas de antiguos guerreros que vigilan nuestro paso.

mountain-bike-salta-cachi
Payogasta

En Payogasta nos sale al encuentro la legendaria Ruta 40, acompañando al río Calchaquí que viene bajando desde el Norte.

Mientras avanzamos hacia el Sur, el Nevado de Cachi con 6.380 m.s.n.m. domina la escena del valle a la distancia, y acompaña un paisaje de canchas secando pimientos, árboles frutales y pequeños viñedos esparcidos por doquier.

Cachi

“Lugar de piedra en el silencio de la soledad”

Y así, calladito y pintado, aparece Cachi, un pequeño y encantador casco urbano de típico diseño en cuadrícula, que supo ser una hacienda española de pasado esplendor, con sus casas blancas de adobe, su plaza céntrica y su iglesia San José del siglo XVI, con espadaña de tres campanas.

En la espiritualidad de toda la zona calchaquí habita el sincretismo, esa mezcla entre lo hispano, lo aborigen y lo criollo. Un amasijo cultural que nunca terminó de amalgamarse del todo.

mountain-bike-salta-cachi-gustavo-lachica

El Kakan o lengua diaguita-calchaquí es un habla extinto e inclasificado, que a partir del ingreso y conquista del territorio por los incas, hacia el año 1480, fue perdiendo su influencia bajo el dominio de las lenguas quechua y aymara. Al parecer, por estas tierras la penetración cultural tuvo más de un protagonista imperial.

Con el apetito y el sueño bien cuidados en el hotel La Merced del Alto, se cierra una deslumbrante jornada.

Altimetría de la ruta: Piedra del Molino a Cachi

Powered by Wikiloc

Rumbo a Molinos

No hay fisuras, ni en el cuerpo ni en el grupo. Durante el desayuno me llama la atención la mermelada de tomate, simplemente porque tiene un sorprendente y genuino sabor al auténtico… tomate!! Todo un redescubrimiento!

El camino ahora les da protagonismo a los artesanos que ofrecen sus manufacturas en telas, piedras, metales, cueros, vinos, frutas secas y finos condimentos. Entre El Colte y Seclantás predominan los teleros, ubicados sobre un camino paralelo a la Ruta 40, donde se destacan los trabajos en lana para la confección del tradicional poncho salteño.

El almuerzo en Seclantás da un respiro para aprovechar y visitar el típico cementerio, desde donde parte el Vía Crucis que culmina en una espléndida vista del río Calchaquí y las cordilleras de El Churcal y Brealito.

mountain-bike-salta-molinos

Arribando a Molinos, desde este pequeño pueblo de los Valles Calchaquíes se accede a la Bodega Colomé, la más antigua de la Argentina (1831), y donde se elaboran los vinos a partir de los viñedos más altos del mundo, con fincas en Puil, a 3.100 metros de altura, en Payogasta a 2.700 metros de altura, en Colomé a 2.300 metros de altura, y en Cafayate a 1.700 metros de altura.

El atributo de la altura le confiere a los vinos determinadas características apreciadas y notables.

Más radiación solar y mayor amplitud térmica, con temperaturas diurnas no demasiado elevadas, de entre 28 y 30 grados, y noches frescas; suelos pobres y pedregosos, escases de lluvias, y riego provenientes de agua de los deshielos.

Este grupo de circunstancias meteorológicas provoca una maduración de la fruta más lenta y dilatada. Así, se logran racimos con granos más sufridos y pequeños, que brindan mayor aporte de taninos a la pulpa, provenientes del hollejo.

El resultado en bodega es sobresaliente, ya que los vinos elaborados con estas uvas ofrecen una gran variedad de color, amplitud y profundidad de aromas, elevada graduación alcohólica y gran complejidad en boca. Además revelan una mejor respuesta para la crianza en barricas, debido a que la mayor acidez y proporción de taninos mejora la posibilidad de obtener vinos de guarda.

La etapa culmina de regreso en Molinos, para alojarnos en el hotel Hacienda de Molinos satisfechos y felices.

Altimetría de la ruta: Cachi a Molinos

Powered by Wikiloc

Hacia Cafayate

Aquí nada es monótono y el entorno garantiza que habrá jornada de alternativas diversas. Y las piernas vienen respondiendo bien.

Nuestro vehículo nos da una mano y nos descuenta unos kilómetros hasta Angastaco, desde donde iniciamos el pedal.

La sucesión de escenarios ahora da lugar a un raro espectáculo de paisaje marciano que podría describirse como un ocre hojaldre rocoso de flechas, dispuestas en estratos inclinados.

mountain-bike-salta-quebrada-de-las-flechas

Es la Quebrada de las Flechas, que forma parte del Monumento Natural Provincial de Angastaco. Un escenario áspero, exótico y fascinante, desde lo más próximo hasta sus planos más lejanos.

Dependiendo del momento del día, expresa un juego de reflejos y sombras sobre paredones y quebradas verticales de un grado alucinante, al punto que deja abierto a la sugestión lo que te quieras imaginar.

La sucesión de viñas a la vera del camino anticipa la proximidad de Cafayate, la ciudad más importante de los Valles Calchaquíes, con 13.000 habitantes, su plaza, iglesia y feria artesanal.

Los kakanes fueron los habitantes originarios de estos valles que pertenecían a la Nación Diaguita, y que luego fue dominada por el Imperio Inca, en su extensión cuando formaron el Tahuantisuyo.

En lengua kakán, Cafayate significa “Sepultura de las penas”, y se puede afirmar que esa aseveración de expresión poética, se verifica hasta el día de hoy.

De manera entonces que aquí no hay duda de que se trata de un buen lugar para detener el pedal, reestablecer energías, relajar y experimentar el Torrontés.

Nos decidimos por alojarnos en Altalaluna Hotel Boutique & Spa

Altimetría de la ruta: Angastaco a Cafayate

Powered by Wikiloc

 

El Torrontés de Cafayate

Dicen que en el alma del vino se aprecia la naturaleza del lugar que lo vio nacer, y en Cafayate la altura por encima de los 1.700 m.s.n.m. le confiere esas virtudes especiales y sobresalientes que caracterizan su terruño.

El emblema vinícola de la provincia -y quizás, de la Argentina- es el Torrontés, puesto que, a diferencia de otros vinos argentinos como el Malbec, la uva no fue importada. Se cree que es un cruce entre dos variedades traídas por misioneros españoles en el siglo XVI.

Sacerdotes, iglesia y vino sacramental, siempre fueron una secuencia constante de la presencia colonial Latinoamericana, dispersando viñas a lo largo de toda la región.

La característica que mejor define al Torrontés es el contraste entre lo que sugiere su aroma y lo que entrega en el paladar. Esa discrepancia hace que se hable de un vino con carácter y marcada personalidad.

Perfumes de flores blancas como el jazmín y frutas ácidas como el ananá y cítricas como el pomelo harían suponer que estaríamos por beber un vino dulce, pero sin embargo en boca revela un paladar de notas secas, con recuerdos minerales y buenos matices para maridar.

El Torrontés es un vino que despierta expectativas, que sorprende, y que definitivamente no defrauda. Como Salta. Y nosotros quedamos plenamente satisfechos.

Se recomienda beberlo fresco, en grupo de amigos y pedaleando por los Valles Calchaquíes.

¿Querés vivir la experiencia?

Desde Salta Capital, las alternativas para rodar con tu bicicleta tanto por los Valles Calchaquies, como por Purmamarca e Iruya en Jujuy, son sumamente atractivas y variables.

Al suscribirte a mi blog recibirás una propuesta de itinerario día por día, con opciones y sugerencias que podrás decidir utilizar o no. La idea es brindarte información para que evalúes las alternativas y decidas con criterio y autosuficiencia.

Así, vas a poder pedalear a tu ritmo recorriendo el paisaje andino, mientras conversás con artesanos y hacedores del vino, alternando entre culinarias pausas sobre gustos y sabores precolombinos.

Pero si preferís acceder a una propuesta armada y organizada desde el primero hasta el último día,

…aquí tengo la opción ideal para vos.

Podés elegir la opción que te da acceso al programa SALTA, en Bicicleta por la Ruta 40, donde vas a encontrar todo solucionado.

Suscribite

Recibí 10% de descuento en el programa

Salta

en Bicicleta por la Ruta 40

gustavo-lachica-pedaleando

Si te gustó o, sobretodo, te resultó útil lo que acabás de leer, te invito a que lo compartas a través de alguna de las redes sociales que verás a continuación.

Y si tenés algún comentario para aportar, será muy bienvenido y recibido a pié de página.

¡Buen pedal!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.